La implantación y adaptación al RGPD es obligatoria para todas las empresas y entidades que traten algún dato de caracter personal (clientes, proveedores, trabajadores, agenda de contactos…)